La bicicleta es un medio de transporte muy popular en Japón, es utilizado habitualmente para desplazarse desde el domicilio a la estación de tren.
El principal problema es encontrar un espacio donde aparcarla rápidamente y de forma segura. Existen grandes aparcamientos cerca de las estaciones, pero solo tienen un nivel o como mucho dos alturas, y acostumbran a estar llenos, sobretodo en horas puntas.
Por dicha razón, están proliferando unos aparcamientos automáticos, ya que aprovechan mejor el espacio, agilizan la recogida de la bicicleta y son mucho más seguros.
A continuación podeís ver como funcionan en un video.